Bla Bla Bla Goodbye Bla Bla Bla

jueves, 28 de agosto de 2008

Sobre los impostores y las imposturas

Hace bastante tiempo que siento verdadera fascinación por la impostura (igual que por otros vicios del genero Sapiens como la traición y el quintacolumnismo, pero ese es otro tema). Me encanta perderme en intentar comprender al impostor, sus motivos si las hay o analizar su sentido de culpa (si la tiene).

Cuando el señor Camus, persona a la que tengo aprecio,escribió aquello de "el suicidio es el único problema filosofico realmente serio" jugaba con trampa, y es que precisamente si el "Ser" es el concepto filosofico al que se le está dando cuerda desde hace 3000 años, el dejar de ser (No-ser) voluntariamente (suicidarse como se dice en mi barrio) algo de miga y enjundia tendrá, aún en el caso de que se de por culpa del "desamor de una modistilla" (esto lo diria Cioran) o porque no me hayan comprado la muñeca de silicona por tripitir 1º de informatica.

Sartre que ha sido el filosofo más feo y mediocre de este siglo pasado (detrás de la pedorra de su mujer, que por cierto le juró odio eterno a Camus porque éste le mando a freir churros ante ciertas insinuaciones eróticas, palabrita de niño Jesús.)dijo:
"La existencia precede a la esencia".

Lo que viene a decirnos que nadie nace enseñado y por no saber no sabe controlar los esfinteres, que con el tiempo y desde la libertad total uno elige dónde y cómo ser.
Por algo les llamaban existencialistas.



Heidegger que era otro que tal baila pero más serio a pesar de sus lederhosen dijo que muy bien todo eso de la libertad y que la filosofía del slogan era una majaderia, pero que el queria apuntar más fino para poder separar la existencia trivial de la existencia autentica.
Una existencia autentica es aquella abierta y conocedora a sus posibilidades, muerte, resacas de anís, sinsabores, y todos los palos de la baraja a elegir sabiendose libre, no es poca molleja pero es la que hay.
Por el contrario una existencia trivial sería aquella que se niega, escapa de la muerte y de su angustia y se pierde en el mundo de las cosas.

¿A qué viene toda esta perorata pseudofilosofera?
Pues en parte a pura y dura verborrea y en parte a modo de canapé para resaltar que efectivamente el concepto de "Ser" tiene más enjundia y vitaminas de lo que nos parece a simple vista, y que no queria empezar sin apuntar unos pocos conceptos sabrosones.

Un impostor es un fingidor, es alguien que intenta engañar y a su vez engañarse sobre lo que es, es decir alguien que pretende ser lo que ni por asomo es.

El impostor al que me refiero nada tiene que ver con el enfermo esquizofrenico que se cree Napoleón ni con la persona que se niega pulsiones que luchan por salir, lease los millones de drag queens que quieren dejar el tacón y ser toreros por poner un ejemplo actual.
Por una lado tenemos a la locura a.k.a enfermedad mental grave, que no es cosa baladí y por el otro una mezcla entre hipocresía social y neurosis de andar por casa, de las de la abuela, de las de toda la vida.

Así mismo el estafador, el hipócrita o el embustero aún estando dentro de la definición de impostores porque sus acciones buscan el engaño del que obtener un provecho propio (sea este social en el caso del hipocrita o monetario en el caso del estafador) sus mecanismos psicologicos (que no sus artes) son tan obvios que no entran dentro de la figura del Impostor (así, con mayúsculas) de la que quiero hablar

A mi me interesa el caso de impostor "blanco", único e irrepetible,un tipo de impostor que se mueve en un ámbito más sutil y pantanoso, por lo tanto menos "comprensible" a priori, y que su ganancia, si la hay, es más delicada (o perversa según se mire).
Sin hacer ningún tipo de juicio moral quiero escribir sobre tres casos (de una docena que tengo en el tintero) que me parecen tocan los registros básicos de la impostura:





Enric Marco





"Mentí porque me escuchaban más y así mi trabajo divulgativo era más eficaz"

Enrique Marco tenia una biografía impecable en cuanto a sentido y a trayectoria vital coherente con sus ideas, pero no sólo eso sino que incluso por esas mismas ideas había sufrido persecución y cautiverio en un campo de concentración alemán, el de flossenburg para más señas, que a pesar de no tener la fama de un Mauthausen o de un Bergen Belsen se mataba, vaya si se mataba, y a base de bien.
Enrique Marco además tenía una medallita otorgada por la Generalitat, la noble cruz de San Jordi, qué menos.

Marco, con voz serena y sin pudor aireaba a los cuatro vientos su lucha antifascista durante la guerra civil, su encuentro con durruti, su exilio a Francia, su detención en Marsella, las torturas de la gestapo, Su encierro en el campo de concentración, su supervivencia, su liberación, su vuelta a España y su lucha antifranquista, sus ideas libertarias y su trabajo con la CNT, Victima pero nunca vencido, en su otoño-invierno apacible se dedicaba a escribir libros, dar conferencias, recibir medallas y visitar colegios.

Vamos que Enrique Marco sería el Forrest Gump castizo sino fuera porque todo lo que ha salido de su boca era una mentira. No porque efectivamente nadie haya sufrido esos tragos sino porque él no sólo no los sufrio sino que se dedico a estar en el bando del tripero toda su vida.

La colosal impostura exploto en 2005; un historiador, Benito Bermejo vio que había las mismas posibilidades que Enrique fuera un visitante de Neptuno como que su historia fuera cierta, amén de poder demostrar que ni luchador en la resistencia, ni exiliado ni pepinillos en vinagre amigos, Enrique Marcos había estado en alemanía, efectivamente, pero como trabajador del Reich en Kiel con la empresa Deutsche Werke Werft. Sin duda, el abuelo libertario disfrutaba de muchos más derechos que los judios alemanes yidish y sin duda más paga que un trabajador cualificado polaco. Alegría y buenas bratwurst.

La cosa no debio de sentarle nada bien a Marco, ya que desde Austría regresa directamente a España sin asistir a la conmemoración del 60ª aniversario de la liberación de Mauthausen que se celebraba en unos días en Alemanía porque "se sentia indispuesto", natural.

La cosa ya no daba más de si y dando una rueda de prensa reconoció su farsa ante el estupor de ministros, compañeros y el Orfeón donostiarra.
La malvada Generalitat le hizo devolver la medalla.

Mario Vargas llosa tiene un articulo estupendo sobre Enric Marco titulado "espantoso y genial" que os recomiendo leer.


(Anotación Breve)
Junto a Enrique Marcos quiero anotar brevemente el caso de Tania Head (Alicia Esteve Head) , de familia de empresarios barcelones salpicados por escándalos económicos, que durante 6 años se hizo pasar por superviviente del ataque terrorista a las torres gemelas de New York del 11 septiembre de 2001. Tania no sólo era también una de los 19 supervivientes de los pisos superiores de la torre sur sino que era la presidenta de una de las asociaciones de victimas del 11-S, y en el aluvión de la impostura decia haber estudiado en Hardvar y haber perdido a su novio Dave, éste victima real y mortal de la torre norte, con el que iba a casarse ante el estupor de la familia y amigos del difunto que no sabían nada de la boda.




Stede Bonnet




La historia de la pirateria en sus años dorados (S.XVII-S.XVIII y no el S.XXI como pretende la Sgae y cuatro abogaduchos bobos) cuenta con algunos de los casos más novelescos, no por ello menos reales ni historicos que tiene en su haber la impostura.
Desgraciadamente hoy se ha convertido en una época cursi, noña e imbecil gracias a partes iguales a los cantamañanas de Disney y a los focomelos que la comparan con un ideal libertario como quien busca un por qué en el corazón de las tinieblas. Pues no amigos, va a ser que no, otro día a lo mejor hablo de ello.

Nuestro amigo Stede Bonnet inglés de de buena familia, educado, hacendado en Barbados debido a problemas con su mujer en el verano de 1717 decide hacerse pirata, así como Alonso Quijano decidio hacerse caballero andante con la diferencia de que los caballeros del Quijote nunca habian existido y su pecado era querer hacer la ficción realidad y la realidad ficción poniendo su cuerpo serrano de caballero como ejemplo de su existencia, mientras que los piratas en el mundo de bonnet eran muy reales y muy peligrosos.

Pues este señor, sin noción alguna del mundo de la mar, ante el disgusto de sus amigos y familia, compra una balandra la equipa con 1o cañones y la bautizada "Revenge" (venganza), con dos cojones, y con una tripulación de 70 hombres asalariados que le toman por el pito de un sereno y se dedica a intentar llevar la vida del pirata que el quiere como suya. Mal empezamos, muy mal.

El Revenge pone rumbo a la costa de Virginia donde logra capturar cuatro naves y viendo que la le está cogiendo el tranquillo a la cosa decide poner rumbo a Nassau, conocido refugio de piratas.
En travesia se cruza con un navio de guerra español que no sólo acaba con media tripulación y deja mal herido a bonnet sino que deja el Revenge en tan malas condiciones que apenas logra llegar a puerto.

Una vez en Nassau, Bonnet contrata a nuevos tripulantes para cubrir las bajar, repara el revenge y conoce al capitan Edwar teach, alias Barbanegra.

Barbanegra que no se puede creer que Stede Bonnet sea de verdad decide tomarse las cosas con filosofía y humor, así que se "hace cargo" del Revenge y permite que Bonnet le acompañe, más como una mascota que como un "hermano de la costa".
El pirata se dedica a piratear con brio mientras Bonnet se dedica a pasearse por la cubierta en camisón admirando al maestro durante los tres meses siguientes hasta que barbanegra captura el Concorde al que rebautiza como "Queen anne's Revenge" y no teniendo más que añadir y quizá cansado de la farse abandona a Bonnet devolviendo el Revenge a su anterior propietario.

En marzo de 1718 nos encontramos con un bonnet que no ha dado pie con bola, las presas se le escapan y la tripulación, ya no de asalariada sino de perros de mar de Nassau están empezando a afilar los cuchillos.
Por suerte para Bonnet encontrara por segunda vez a Barbanegra, su tripulación le abandona y se pone bajo el mandato de Teach. Bonnet se ve recluido con un grupito de cantamañanas leales en su camarote (se acabaron los paseos en camison por cubierta) y llega a planear su huida y exilio a España o Portugal.
Teach sigue aumenta su flotilla con otro barco capturado, el Adventure, y ya con cuatro navios realiza su famoso bloqueo al puerto de Charleston.
Con un rico botín con el deseo de despilfarrarlo y reparar sus naves Teach pone rumbo a Bath encallando por el camino el Queen Anne's revenge.
En Bath Teach se acoge al perdón real del rey George a pesar de seguir su vida de pirata hasta su mismisimo fin mientras que el corto de entendederas de Bonnet además de no acogerse al mismo perdón se empeña en dirigirse a la colonia danesa de Saint Thomas y comprar una patente de corso legal contra España. Es lo que tiene ser pirata pijo y además imbecil.

Otra vez en la mar, sin un doblón de botín y por los mismos lares, Bonnet se dedica a intentar esquivar tormentas y curiosamente encuentra y rescata a varios miembros de la tripulacion de Teach maroneados (Marooning era uno de los castigos piratas consistentes en dejar abandonado al que ha cometido alguna falta en una isla desolada con unas pocas provisiones, un cuchillo y un arma de fuego con una sola carga.).
Boonet se empieza a poner muy nervioso se hace apodar "Capitan thomas" y cambia el nombre del Revenge a Royal James ve que en plena temporada de huracanes acercarse a Saint Thomas, siendo tan zote como él era era poco menos que suicida y que sin un Perdón Real y sin la patente de corso en su bolsillo estaba poco menos que perdido.
Intenta un amago de comercio que rapidamente se va al traste y vuelve a la pirateria capturando pequeños barcos pesqueros y pequeñas barcazas de mercancias, un total de 11.

Bonnet se dirige a Cape Fear para descansar y reparar la nave donde permanece 45 días y hace planes de pasar la temporada de huracanes.
La noticia de que una de las naves del bloqueo del puerto está en Cape Fear llega a Charleston, que ni perdona ni olvida, desde dónde se envian 130 hombres en dos naves de 8 piezas. La escabechina fue de ordago.
Bonnet es capturado y encarcelado junto a su nostromo, pero gracias a un soborno oportuno logran escapar de la carcel y en la fuga se les une una esclava india y un esclavo negro. El gobernador pone una recompensa de 700 libras a su cabeza, recompensa que se cobra en pocos días con la muerte del nostromo, la india y el negro como guinda de las tartas que Bonnet cocinaba. Dime con quien andas...

Condenado a la horca Bonnet escribe una carta implorando al gobernador que no se ejecute la sentencia que como prueba de que nunca volverá a la pirateria le corten los brazos y las piernas, carta que se hizo pública y conmovio especialmente al publico femenino de Charleston, pero que si quieres arroz Catalina... Stede Bonnet fue ahorcado en White Point, Charleston, el 10 de diciembre de 1718.
Y aún así la impostura duro mucho.




Ciudad de Palisade (Nevada)




Admiro a Berlanga profundamente y dudo de si a la hora de filmar una de sus obras maestras Bienvenido Mr.Marshall ,conocia la historia singular de este fantastico pueblo americano, porque
se me antojan muchos puntos en común entre Palisade y el noble pueblo de Villar del Rio, que no del campo. Al grano.

En 1870 Palisade (Nevada), era conocida por dos cosas:
Por su estación de repuesto de agua entre las lineas de la Unión Pacific y la Central Pacific (las compañias de las lineas ferreas de la costa Este y Oeste) y la fama que tenía de ser "el pueblo más duro al oeste de Chicago". Cágate lorito. Los tabloids americanos publicaban noticia tras otra sobre las masacres, tiroteos, ataques indios y demás canalladas que constantemente se daban allí escribiendo encendidas editoriales apelando al ejercito para que interviniera.

Palisade no era más un conjunto de casas de las familias de trabajadores de las lineas de tren, cuando se supo el proyecto de hacer una estación creció rapidamente en 300 personas, tres salones y varias tiendas. Con la estación en funcionamiento sus ciudadanos empezaron a recibir una marea constante de pasajeros.

Viajeros de la costa Este generalmente buscando el sueño americano en el Oeste, especialmente en las grandes metrópolis de Los ángeles y San Francisco.
Viajeros que aún leian crónicas sobre los pistoleros que ya no existian pero no se habían olvidado por estar tan frescos y los relatos de la ultima batalla de Custer que eran publicados en cualquier periodico, y que esperaban ver ese mundo salvaje a nada que sacaran la cabeza por la ventanilla. Un mundo que había dejado de existir desde hace tiempo como bien sabian los ciudadanos de Palisade y que sólo existia en relatos escritos para vender más periodicos, en los circos, y más tarde en hollywood.

Nadíe sabe muy bien cómo, pero la descabellada idea de convertirse en un "verdadero" pueblo del Oeste, al menos el pueblo que creian los pasajeros que debía de ser Palisade, empezó a rondar entre sus habitantes y los empleados del tren, mitad en broma, mitad en serio, como empiezan las genialidades y las matanzas, y se decidio hacer una prueba con el próximo tren.

Frank West, un vaquero, es decir un ganadero, pelirojo y alto que parecia un figurín representaría el papel de héroe mientras que el villano sería el tratante de ganado y administrador de fincas, un tal Alvin Kittleby, conocido como "dandy" por la parroquia, un tio amable, padre de familia y temeroso de Dios pero con cara de malo, que se le va a hacer. Moral y estética no van siempre unidas de la mano amigos y en el mayor de los casos suelen ir reñidas.

Sin ensayar y sin darle mayor zambomba a la historia, cuando el siguiente tren llego a primera hora de la tarde y la mayoria de sus pasajeros se aperon el espectáculo empezó.
Dandy empezo a andar chulesco en dirección al saloon a la vez que Frank a 60 metros le gritó:
"por fin te veo rata, te he estado esperando y te voy a matar por lo que le has hecho a mi hermana"
Dandy se detuvo con un rictus de horror en su boca. Los pasajeros del tren no salian de su asombro ni de su miedo.
Frank desenfundó su revolver, disparo contra Dandy y éste cayó al suelo pataleando y ahuyando hasta quedarse quieto. Nunca una bala de fogueo comenzó tantas cosas.

Cuando otro par de compinches, junto a medio pueblo aguantandose la risa retiraron el "cadaver" de Dandy, y otros le quitaban la pistola a Frank y se lo llevaron gritando y pataleando a la carcel los pasajeros huian en todas las direcciones a excepcion de alguna mujer desmayada.

La cosa gustó, vaya si gustó, gusto tanto que no sólo Frank y Dandy hicieron su numerito docenas de veces sino que pronto empezaron a incorporse y a implicarse en la broma el pueblo entero. Se llegó incluso a escenificar un sangriento atraco al banco con docenas de muertos al lado de las ventanillas interrumpido por un ataque sorpresa de los indios con cabelleras arrancadas incluidas y secuestro de mujeres acabando con la intervención del 7º de caballeria salvando a los supervivientes de la masacre. espectacular.
La vida del pueblo y su economía se centró exclusivamente en esas representaciones, una por cada tren que llegaba, cambiandose los papeles, recargando los cartuchos vacios, lavando ropas ensangrentadas y zurciendo descosidos...

En tres años de farsa las lineas se llenaron de viajeros curiosos dispuestos a presenciar el horror en primera persona y poder comprar su souvenir de Palissade, generalmente una cabellera india falsa o un daguerrotico del ultimo ahorcamiento de la ciudad a precio de oro y poder congratularse de haber presenciado y sobrevivido a la experiencia.

Me duele decir que la impostura de Palisade se vio interrumpida cuando el ejercito decidió acabar de una vez por todas con el caos de aquella ciudad descubriendo estupefactos que los salvajes y sanguinarios indios, los brutales atracadores y las docenas diarias de inocentes muertos eran también los mujeres, hombres y niños del pueblo.
Related Posts with Thumbnails